Víctima de COVID-19 deja carta de despedida a esposa e hijos antes de morir

Se trata de Jonathan Coelho, de 32 años de edad, quien murió después de 28 días de haber ingresado a un hospital en Danbury.  En sus últimos días sobrevivía con un respirador que los médicos le pusieron ocho días después de su ingreso.

Su esposa Katie Coelho, de 33 años, recibió la llamada de una enfermera que le dijo que el estado de salud de Jonathan había empeorado. Cuando la mujer llegó al hospital el hombre ya había muerto de un paro cardíaco causado por el COVID-19.

La pareja, que se conoció en la universidad, se casó hace siete años y tenía dos hijos, uno de ellos con parálisis cerebral, al que los médicos le daban una esperanza de vida de menos de un año. Por eso vivían el confinamiento con mayor temor.

Katie entró al cuarto donde estaba su esposo, tomó una bolsa con sus cosas y agarró el teléfono con el que se había comunicado a través de mensajes y de videollamadas, antes de ser intubado.

“Me trajeron a su habitación y él estaba acostado allí y se veía asustado. No parecía tranquilo y yo le decía ‘lo siento’. Por alguna razón en mi delirio, quería sacar todas las fotos de mi esposo y mis hijos de su teléfono”, contó Katie al medio CNN.

En el teléfono, Katie encontró la carta de despedida que les dejó Jonathan antes de morir, y la cual compartió.“Los amo con todo mi corazón y me han dado la mejor vida que podría haber pedido. Tengo tanta suerte… me siento orgulloso de ser tu marido y el padre de Braedyn (2 años) y Penny (10 meses). Katie, eres la persona más maravillosa y tierna que he conocido en mi vida. Eres, sencillamente, única. No renuncies a vivir la vida con plena felicidad y con la misma pasión que me hizo enamorarme de ti. Saber que eres la mejor madre para mis hijos es lo mejor que he experimentado. Dile a Braedyn de mi parte que es mi mejor amigo y que estoy orgulloso de ser su padre por todas las cosas increíbles que hace y seguirá haciendo. Dile a Penny que es una princesa y que puede conseguir lo que quiera en la vida. Soy tan afortunado… Si conoces a alguien que te ame y ame a nuestros hijos, no te reprimas. Me encantaría que lo encontraras. ¡Sé feliz siempre!”.Jonathan era considerado un empleado esencial y tuvo que seguir asistiendo al trabajo, pero el 23 de marzo, se enteró que había estado en contacto con un individuo que estaba contagiado con coronavirus, por lo que se hizo la prueba que resultó positiva.

“Cuando oyes hablar de personas que han muerto por coronavirus o lees sus historias intentas buscar una explicación, como ‘tenía 65 años’, ‘fumaban’ o ‘formaban parte del grupo de riesgo’, pero mi marido era un hombre sano”, dijo Katie.

Con información de CNN

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*