Por no pedir permiso a juez para acceder a vídeos pornográficos exoneran de 2 delitos al asesino de la niña Camila

Chihuahua-.

Pese a lo horrendo del crimen cometido en contra de la niña Seyni Camila Cobos, su asesino recibiría 100 años menos de condena. Esto luego de que los jueces que llevan el caso consideraran que por inconsistencias en el proceso no podía acreditarse la comisión de dos delitos, uno de ellos relacionado con los vídeos pornográficos que grabó el asesino con la inocente infante de 7 años.

Lo anterior fue explicado por el abogado Erick Ivan Álvarez Casas, defensor de oficio del ahora declarado como asesino Juan Manuel Villalobos González. Según el Licenciado Álvarez Casas, el mal proceder por parte de las autoridades, quienes al filtrar la información ante los medios (sin solicitar previamente la autorización a un juez para acceder a los vídeos) que el chófer de über había grabado con su celular de la violación y asesinato de la menor, causaron la exoneración del delito de
trata de personas en la modalidad de pornografía infantil .

El otro delito del cual fue absuelto fue: Desaparición forzada de personas por partículares. Se nulificaron las pruebas de estos delitos, y se nulificaron los vídeos debido a que no se solicitó la autorización de un juez para extraer los vídeos ya que si bien al inicio Juan Manuel Villalobos de entregó de forma voluntaria y era considerado como “testigo”, al pasar a “imputado” debía solicitarse la autorización de un juez para acceder al contenido resguardado en el celular, explicó el abogado Erick Álvarez.

El Agente Ministerial Público Javer Corral y el asesor legal Alejandro Rojas de la Fiscalía Especializada de la Mujer no lograron acreditar que las pruebas mostradas fueron obtenidas por la vía jurídica, y por lo cual, no eran válidas. Así pues, de cerca de 230 años de condena podría pasar a obtener una sentencia de 130 años, máximo.

Será el próximo martes en el CERESSO de Aquilés Serdán cuando se de lectura a la sentencia que enfrentará Juan Manuel Villalobos González .

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*