Avanza prohibición de “Terapias de Conversión” para personas LGBT+

Por David Adrián García / @DavidAdrianGM

Las “Terapias de Conversión”, también conocidas como “Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual o la Identidad de Género” de las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans, podrían pronto convertirse en un delito en la Ciudad de México, luego de que hoy fuera aprobado el dictamen que tipifica estas conductas en las Comisiones Unidas de Administración y Procuración de Justicia y de Igualdad de Género del Congreso capitalino.

La iniciativa fue presentada por el diputado Temístocles Villanueva desde 2018, y este viernes fue aprobada en comisiones con 21 votos a favor, cero en contra y 2 abstenciones. Este dictamen equipara las conductas que buscan cambiar la orientación sexual de las personas o su identidad de género con la tortura. De ser aprobada en el pleno del congreso, el delito sería merecedor de 2 a 5 años de prisión y hasta 80 horas de trabajo comunitario.

Estas pseudo terapias prometen a las personas que se someten a ellas que les cambiarán su orientación sexual para que “se vuelvan” heterosexuales, o en el caso de las personas trans, desistan de su transición o den reversa a los cambios que ya hayan realizado para adecuar su cuerpo al género con el que se identifican.

Estos “tratamientos” se suelen ofrecer como retiros espirituales, terapias psicológicas y psiquiátricas, o como cursos de superación personal, y en ocasiones disfrazan sus verdaderas intenciones detrás de frases ambiguas como “ayuda para recuperar tu personalidad”. Estas suelen ser ofrecidas por presuntos profesionales de la salud, líderes religiosos, artistas o figuras públicas y en casos graves incluso por funcionarios públicos.

Numerosos expertos y estudios han demostrado que es imposible que una persona cambie su orientación sexual o su identidad de género, por lo que sería igual de inútil tratar que una persona homosexual o bisexual se vuelva heterosexual a que una persona heterosexual se convierta en homosexual. Uno de estos expertos es Víctor Madrigal Borloz, experto independiente de la Organización para las Naciones Unidas, quien recientemente pidió a todos los países que cesen este tipo de conductas discriminatorias y de tortura a la población LGBT+.

Mediante actos de tortura como privar del sueño por días, dar poco alimento, y exponerles a estímulos luminosos y auditivos excesivos, y en casos extremos hasta violaciones “correctivas” y otra clase de abusos sexuales, las personas sometidas a esta clase de “tratamientos” son abusadas psicológica y físicamente hasta que reprimen sus deseos y conductas y se “alinean” con lo que los torturadores consideran es lo “normal”.

*****

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*