Migrante en un mundo en movimiento

Chihuahua, Chih.- En busca de una vida mejor, con más oportunidades laborales, millones de personas deciden marcharse de sus tierras natales.

A lo largo de la historia de la humanidad, la migración ha sido una expresión valiente de la determinación individual de superar la adversidad y buscar una vida mejor. En la actualidad la globalización, junto con los avances en las comunicaciones y el transporte, han incrementado en gran medida el número de personas que tienen el deseo y la capacidad de mudarse a otros lugares.

Muchas personas ponen de por medio su vida. La mayoría, decide entrar a otros países de manera ilegal, en el tren, a mar abierto o cruzando el desierto por ejemplo corriendo a su propia suerte. Otras personas que teniendo los recursos suficientes deciden llegar por la puerta grande de la nación.

Sí es complicado mudarse a otra ciudad, llevando consigo lo “necesario´´, ahora no teniendo ni siquiera para comer, es aún peor. Pero eso no es lo malo, lo malo es llegar a una ciudad que no conoces, sus costumbres es lo de menos cuando no tienes que comer, donde dormir, lo lamentable es llegar a una ciudad y ser juzgado por como eres físicamente, por lo que llevas puesto, lo que llevas cargando.

Nadie piensa en preguntarte como te sientes, cómo estuvo tu viaje. Nadie sabe si en el camino lloraste, sufriste, si enfermaste, o probaste algún bocado. Sí te tocó ver el arcoiris o solo la tormenta.

¿Por qué nadie te pregunta nada amigo migrante? ¿Qué acaso te quedaste sin derechos y sin voz el día que decidiste buscar mejores oportunidades? ¿Te convertiste en un delincuente, cuando hace unas semanas, unos meses soñabas con ser un profesionista, con darle la mejor vida a tus hijos?

Hace algunos días, en alguna avenida de la ciudad, un niño de mano sin decir una palabra, ni más ni menos decidió regalarle su mono de peluche a otro pequeño migrante. ¿Quién hace la diferencia?

Amigo tú que estás en tu casa, seguro, con una cama donde recostarte cuando estas cansado o enfermo, comida y agua, con todo lo “necesario´´, ¿Qué piensas cuando hace mucho frío o cuando hace demasiado calor? Seguramente cuando tienes frío te cubres con una cobija o dos, te abrigas con un swetter o dos, te tomas un café o un te, comes un caldo o una sopa caliente, para quitar la frialdad que tienes en tu cuerpo; lo contrario con el calor.

Pero te pregunto: ¿Y mi amigo el migrante?

Te preocupas por tu seguridad, ¿pero acaso la ellos no importa?

Durante su travesía, a los migrantes se les presentan diversas situaciones que ponen en riesgo su vida, tales como el ser víctimas de robo, violaciones, homicidio, tortura, explotación laboral, entre otros, sin importar edad o género. ¿Pero a quién le importa no?

Es preocupante que se generalice que las personas migrantes sean responsables de ilícitos o de alteración del orden público.  El presidente de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Chihuahua, José Luis Armendáriz González hizo un llamado a las corporaciones policíacas, quienes al ver a migrantes deciden trasladarlos en patrullas, llevándolos en calidad de detenidos, creando así en la sociedad estigmas y fomentaría la discriminación hacia ellos.

Actualmente, el Estado recibe migrantes de Honduras, Salvador y Guatemala quienes tienen entre 15 y 25 años de edad y  también se han identificado personas de Brasil, Colombia y Belice. En Chihuahua capital cada 5 ó 7 días, se reciben a personas de Zacatecas, San Luis Potosí, Guanajuato, Chiapas, Tabasco y Veracruz.

En Nonoava, Cuauhtémoc, Delicias, quienes a pesar de vivir en ciudades en las que hay jornadas agrícolas que permiten una mayor oportunidad de empleo, prefieren huir de ahí por el trabajo forzado y crimen organizado.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo no será publicada.


*